Quiero que mi producto sea mi tarjeta de visita

Posted on 20-06-2017 , by: Lara , in , 0 Comments

Con esta frase textual hace ya algún tiempo un cliente nos dejó un poco descolocados. A pesar de los muchos años de experiencia en el mundo de la imprenta, y después de haber creado otros cuantos cientos de modelos de estas tarjetas personales, escuchar que alguien quiere que su producto sea tu tarjeta de presentación nos causó un poco de estupor; como interpretar sus palabras? Pues de manera textual respondió uno de nuestros creativos. El con la valentía que caracteriza a los diseñadores gráficos afrontó el reto que nos proponía y sin hacer ninguna interpretación de la frase tomo la idea y la creo.

La solución para este caso en particular era sencilla , muy fácil, no había que investigar mucho, ni tratar de desglosar el deseo de este cliente, tampoco significó para este creativo problema alguno, porque como el lo decía si alguien quiere que su producto sea su presentación, pues la solución no es más que una tarjeta de visita troquelada.

Si vendes calzado, pues la hacemos con esa forma, si tienes un concesionario de vehículos la hacemos en forma de coche, una tienda de mascotas o una clínica veterinaria, un pez, gato, o perrito sería la forma ideal, si te ocupas del alquiler y venta de bienes raíces, una llave o una casa y si eres fotógrafo, hay que ser explicito, una cámara es lo ideal.

La tarjeta de visita troquelada es la solución para ese profesional o empresario de pocas palabras, grandes retos y mensajes claros. No se trata de esa tarjeta en la que se plasma el artículo a la venta y se respalda con información del local que lo ofrece del profesional que desempeña un oficio.

Esta, tiene la forma del artículo a la venta, o hace alusión directa a la profesión siendo este un formato sumamente directo e impactante, en el que las muchas palabras sobrarán.

Si se trata de ventajas, ‘’la troquelada’’ iguala al resto de los formatos que ofrecemos en catálogo, porque al igual que en el resto podrá utilizarse ambas caras, imprimirse en blanco y negro o a color, plastificarse a una cara, utilizar cartulina de 350 gramos, y hacerse de manera doble, añadiendo para hacerla aún mucho más impactante el uvi parcial, entre otras prestaciones.

Hacer una tarjeta de visita personalizada troquelada bien lograda, no es una cuestión sencilla, se necesita un equipo de profesionales, que capten a la primera la idea del cliente, y que a estas añada un consejo basado en su experiencia profesional. M

Basados en el origen un poco ‘’artesanal’’ de este modelo, es necesario contar con tiempo suficiente para crearla pues se trata de una forma única hecha en base a una serie de ‘’cuchillas’ recubiertas con gomas, con la que logrará la figura deseada.

Por esta razón es de vital importancia tener la plena certeza de querer una forma determinada para una tarjeta, pues trabajar en su elaboración no es ni mucho menos una cuestión baladí.

Al final como equipo de trabajo podemos concluir que lo ideal es que lleguen a tu taller clientes como el que nos hizo reseñar esta anécdota, con una idea fija y clara de lo que se quiere, pues en ocasiones, aunque parezca descabellada, es posible captarla literalmente y ponerla lo antes posible en ejecución.

share: